Buscar

Tendinopatía rotuliana, un problema muy común en los deportistas (y los no tan deportistas).


El tendón rotuliano es aquel que une el polo inferior de la rótula con la tuberosidad anterior de la tibia y transmite la fuerza de los músculos de la parte anterior del muslo a la articulación de la rodilla, para poder extender este. Este tendón puede sufrir microlesiones por diversas causas aunque en la mayoría de ellas no será una itis (inflamación), sino más bien una osis (degeneración).


Las causas de esta degeneración pueden ser diversas, en la población no deportista puede estar causada por tensión en los músculos que en él se insertan, por desequilibrios en la la fuerza o elasticidad de la musculatura o por ciertas enfermedades metabólicas que disminuyan el riego sanguíneo a la zona del tendón como puede ser la diabetes. En la población deportista nos centraremos sobre todo en otras causas para su diagnóstico, como pueden ser: demasiada carga o demasiado volumen de entrenamiento, desequilibrio muscular, gesto deportivo repetitivo con mala técnica…





Para poner fin a estos molestos dolores y disfunciones, la solución no estará en un antiinflamatorio ya que como hemos dicho, no se trata de una inflamación, habrá que analizar de manera correcta la causa de esta tendinopatía y tras saber cual puede ser, debemos enfocar nuestro tratamiento, hacia la relajación y ganancia de elasticidad en la musculatura implicada y/o hacia el fortalecimiento y corrección técnica del gesto deportivo que nos está provocando dicha lesión.


12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo